jueves, 22 de febrero de 2007

cuatro rompetechos


Allá en mis tiempos jóvenes concretamente en el instituto, cursaba yo 2º de B.U.P.

Todos los años se celebraba la Semana Cultural, una excusa más que válida para que durante unos días no tuvieramos clases y nos dedicaramos a hacer el bandarra por las aulas, aunque también había actividades varias para que nos entretuvieramos. Ese año me convencieron para que jugara al baloncesto. Con mi mejor ánimo y mejor disposición quedamos las chicas de clase para describir estrategias, botar el balón y todas las cosas que son necesarias para preparar un partido, entre ellas decidimos llevar todas camisetas blancas, (¡qué original!) por aquello de como buen "equipo con equipación". Nos presentamos el día señalado en el campo y cual es la sorpresa cuando las otras chicas ¡¡también iban con camisetas blancas!!. Yo me desesperé porque no iba a jugar con las gafas y la idea de que los equipos lleven colores distintos es para que los distinga la afición y ¡¡¡los jugadores!!!.

Ni corta ni perezosa me resigné y pensé "alea jacta est". El partido al princio se desarrollaba con total normalidad, hasta que nos empezamos a calentar y al cuarto balón robado en el mogollón de brazos y camisetas blancas una "graciosilla" me gritó "¡pásamela!" ¿cómo voy a imaginar la maldad humana?, pensando que era de las mías se la pasé, la cogió, anotó y resultó que era del equipo contrario, tremenda desolación al entregar un balón al enemigo y más después de ver las caras de mis compañeras. El partido sigue, muy emocionante, luchando los balones, saltando los rebotes, tirando a canastay en el guirigay alguien me grita "¡pásamela!" y yo, que la paso y resulta ser la misma graciosilla del equipo contrario, yo ya me empiezo a mosquear y las compis me preguntan ¿qué te pasa? pues que me va a pasar que no llevo las gafas puestas y no se puede distinguir entre 10 chicas con camiseta blanca a la carrera cuales son las tuyas y cuales no.

Como no puede haber dos sin tres, las del equipo contrario me cogieron las vueltas y me lo volvieron a hacer, eso ya demuestra muy mala fe y muy poco juego limpio, por lo que dije "¡¡a la mierda!!" pedí cambio y el resto del partido lo vi desde el banquillo.

4 comentarios:

Maria Catarata dijo...

Jajaja, ¡qué mala es la genteeeeeee!

fifilota dijo...

ja ja ja... no me acuerdo de ese partido... ¡¡pero seguro que fue para partirse de risa!!
Ains... qué tiempos los del instituto...

Alex dijo...

Brrrr, qué mala gente!!! Ya nos dirás de qué insti era!

Laurix dijo...

Yo tampoco me acuerdo de eso... uy! que empiezo a olvidar demasiado *Ü*