jueves, 26 de abril de 2007

Volando voy....

volando vino.... por la ventana del edificio entró un pajarito. Era un periquito y estaba muy asustado, como nadie lo quería me ofrecí a darle cobijo y reposo en mi casita y allí me lo llevé. Le metí en su jaulita y le puse de nombre Raimundo, y cuando vino el experto diagnosticó, "es hembra", por lo que tuve que pensar otro nombre y entre varias opciones Cornelia fue el nombre ganador. Además tengo que salir a buscarle un "amigovio" y esta mañana me he dado cuenta de que a los periquitos se les enseña a coger anillas y esas cosas ¡¡mucha labor por delante!!, porque como me han dicho mis hermanas con la llegada del buen tiempo se vuelve a abrir el "hospital y recogida de animales" ¡¡uff!!

2 comentarios:

Steloide dijo...

enseñale a Cornelia a buscarse amigovio ella sola, fomentarás sus capacidades, su independencia y no será un "matromonio" impuesto.
Y te ahorras lo de los anillitos

Laurix dijo...

uy! Pues habrá que ir a ver a Cornelia un día, que luego se independizan y se van de casa...