domingo, 9 de septiembre de 2007

Ninguna mentira

Desde que Arturo Perez Reverte colgó sus zapatillas de reportero de guerra y se dedicó a darle a la tecla, hace taaaantos años, entre otros sitios todos los domingos en su columna en XL Semanal he intentando leerle todas las semanas. El otro día esta fue la joya con la que nos deleitó.
No hay nada nuevo que decir, y poco más que se le pueda añadir. Yo llego a varias conclusiones que ya me rondaban por la cabeza.
Parece que a los jóvenes nos quieren aborregar, todo son problemas con los bancos para comprar casa, pedir préstamos para un nuevo negocio... ¿será por el riesgo que ello conlleva de que no recuperen su inversió? Pero para pedir préstamos para comprarte un super coche, unas estupendas y lejanas vacaciones todo son facilidades, teniendo en cuenta que los intereses son abusivos. Estimados bancos eso es pan para hoy y hambre para mañana porque mientras estamos entrampados pagando esos préstamos no nos vais a dar más dinero para hacer inversiones en casas o negocios que según mis cálculos eso es más años pagando intereses ¿no?
A ver si despertamos y dejamos que los bancos y todo el sistema publicitario nos deje de tratar como imbéciles.

5 comentarios:

Laurix dijo...

Reverte, un genio, como siempre. Y con más razón que un santo, que parece mentira cómo están las cosas hoy en día...

Laurix dijo...

...Por cierto, cuando puedas pásate por mi blog, tienes una sorpresita!

fifilota dijo...

¡Cuanta razón tiene! Aunque pensándolo bien... quizá este tipo de préstamos nos vengan mejor dentro de 35 años, cuando (con ya más de 60 tacos) hayamos terminado de pagar la hipoteca, el coche, y podamos dedicar parte de nuestros mileuristas sueldos a seguir pagando los intereses del banco...
Reverte nunca lo pudo describir mejor... GRANDÍSIMOS HIJOS DE PUTA

alimeda dijo...

Pues tiene toda la razón del mundo. Este tipo de publicidad de los bancos es un timo. Y ya no te cuento la de las reunificaciones de deudas. Eso no es un timo. es un asalto a mano armada

Alex dijo...

Mejor no pensarlo. Este es el sistema, a ver quién derriba todo esto ahora...